Solicite su presupuesto sin compromiso:636 126 834974 550 563de Lunes a Viernes
de 8:00h a 20:00 h

FAQs

P.

¿Cuál es la misión del Procurador?

R.

La misión del Procurador es:

  • dotar de agilidad a todo el procedimiento judicial
  • garantizar el cumplimiento de normas, plazos y trámites.

El procurador, que colabora estrechamente con el abogado, representa a su cliente ante un tribunal o juzgado.

Su intervención asegura el cumplimiento del plazo de cada trámite, la interposición de recursos pertinentes y cuida así de que los derechos de su representado sean respetados y no se vean menoscabados, fruto de la complejidad de los procedimientos judiciales

P.

¿Quién es el Procurador de los Tribunales?

R.

El Procurador de los Tribunales es el profesional Licenciado en Derecho e inscrito en un Colegio de Procuradoresque se encarga de la representación procesal de las partes, en los litigios ante los tribunales.

P.

¿Cuántos tipos de poderes existen?

R.

Poderes generales: El poderdante otorga facultades al representante para actuar en todos o en algunos ámbitos, con carácter general, que deberán quedar especificados en el poder.
Los más usuales son:

  • Poder general propiamente dicho, por el que se concede al apoderado amplias facultades, incluso de disposición sobre todo el patrimonio, incluida la compraventa de inmuebles y la hipoteca de los mismos.
  • Poder para pleitos, cuando se faculta a un procurador o un abogado a personarse en un pleito en nombre de otra persona.
  • Poder para administrar bienes, que permite al apoderado gestionar el patrimonio del representado, pero quedando normalmente excluidos los actos de disposición, como la compraventa o la hipoteca.

Poderes especiales: Se faculta al apoderado para un tipo de acto jurídico concreto sobre el que va a recaer la acción (compraventa de un bien, aceptación de una herencia, realizar una transferencia, un cobro, contraer matrimonio, etc.).

En realidad, existen tantos tipos de poderes como actos o negocios jurídicos admiten la figura de la representación, aunque hay situaciones en las que dicha representación no es admisible, como por ejemplo, para hacer testamento (salvo en los casos excepcionales permitidos por algunas legislaciones forales). Todos ellos requieren una redacción y un tratamiento especializado y ajustado a la ley. Por eso, es conveniente explicar al notario por qué y para qué se desea realizar un poder. El notario asesorará de manera imparcial lo que mejor se ajuste a las necesidades de quien desea otorgarlo, siempre de acuerdo con la ley.

P.

¿Cuándo necesito un Procurador?

R.

En la jurisdicción civil prácticamente en casi todos los procedimientos, excepto en los juicios verbales cuya cuantía no exceda de 2000 € y en la petición inicial de los procedimientos monitorios.

En la jurisdicción penal es necesaria la comparecencia desde que se dicta el acto de apertura de juicio oral.

También es necesaria en la jurisdicción contencioso-administrativa en los procedimientos ante las Salas de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia.

La presencia del Procurador está regulada por la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en su Artículo 23: Intervención de procurador.

P.

¿Se puede anular un poder notarial?

R.

Sí. La persona que ha otorgado un poder puede anularlo o revocarlo en cualquier momento y ante cualquiera de los casi 3.000 notarios que hay repartidos por todo el país.

P.

¿Quién puede otorgar un poder notarial?

R.

Cualquier persona mayor de edad que esté en plena posesión de sus facultades mentales.
Solo necesitará acudir al notario elegido con su DNI.

P.

¿Qué es un poder notarial?

R.

Un poder es un documento público autorizado por un notario que permite a una persona, física o jurídica (poderdante), designar a otra como su representante, de modo que pueda actuar en su nombre en determinados actos jurídicos. Para que tales actos surtan efecto, el representante deberá acreditar su cualidad de apoderado mediante la exhibición de la copia autorizada del poder que le habrá entregado el poderdante.

El poder notarial tiene un carácter unilateral. Una persona física o jurídica otorga a otra la facultad de representarle sin que para ello necesite su autorización, o que dicha persona esté presente ante el notario en el momento del otorgamiento.

P.

¿Cuánto cuesta un poder notarial?

R.

Pueden oscilar entre los 25 euros, que cuesta un poder para pleitos, y los 50 euros de un poder general.